Tuesday, February 28, 2006

¿Una re-nacionalización en Europa?
Campeones nacionales – campeones europeos

En vista a la posible OPA de la española Endesa por la alemana E.ON se discute el problema del proteccionismo de los gobiernos europeos para mantener sus “campeones nacionales” en cuanto a fusiones hostiles de una empresa no-nacional.
Los mercados nacionales de electricidad han sido reglementados por los gobiernos durante mucho tiempo ya que no se podían formar empresas de dimensiones europeas. Endesa ocupa el primer lugar en el mercado de electricidad español y el quinto en el de Europa. Sería la compañía ideal para una fusión con E.ON ya que podrían operar en 40 países en los cuales actualmente sólo están presentes ambas en pocos (p.e. Italia). Tanto Endesa como E.ON pertenecen a las empresas líderes en el sector de electricidad. Por medio del intervencionismo estatal el gobierno español ahora intenta a impedir esta fusión de las dos grandes, que formarían un consorcio gigante al nivel mundial muy competitivo, para no perder un “campeon nacional”. El sector español de electricidad es considerado por el gobierno español como un sector clave en la industria nacional. Como muestra el gráfico arriba, España sólo cuenta con 5 grandes empresas de importancia internacional (valor en la bolsa de comercio), ya que la pérdida de una dolería mucho al gobierno español. Este ejemplo de una postura anti-europea a favor de los intereses nacionales muestra la actitud proteccionista de algunos gobiernos europeos en cuanto a la propia industria.

Esto está demostrado por la fusión de las nacionales Suez y Gaz de France (empresas del sector de gas) que ha sido efectuada con la ayuda del gobierno francés para impedir una compra hostil de Suez. Otras fusiones nacionales como las de Sanofi-Aventis (la segunda empresa en el sector de pharmacía), de Total (la empresa más grande del mundo de petróleo) y de BNP Paribas (el segundo banco de la zona europea) muestran la tendencia de los gobiernos de proteger sus empresas nacionales frente a compras de empresas extranjeras.


Inglaterra tiene, entre los países europeos, la actitud más liberal en cuanto a la compra de empresas. Así dejan actuar los poderes del mercado, como por ejemplo en el caso de la compra del banco británico Abbey National por el banco español Santander o la compra, que se está efectuando, de BOC por la alemana Linde AG.

Como argumentos a favor de este intervencionismo estatal se podría mencionar el efecto “Cluster”, que implica que los campeones nacionales atraen otras actividades económicas y con ellas empleo en el mismo país. Empresas grandes nacionales favorecen el establecimiento de otras empresas de auditoría, hoteles, empresas de servicios, centros de investigación y universidades y así aseguran la economía y el empleo de un país. Los gobiernos favorecen a sectores y empresas claves con la justificación de que serían de interés estratégico para la competitividad de sus países.

Pero, el apostar por un cierto campeón nacional también implica el perjuicio de otras empresas de otros sectores y la limitación de la competitividad de estos sectores. Además, el intervencionismo estatal no coincide con la idea de una unión económica europea y un sentido europeo ni con el concepto de la libre competencia. Si los campeones nacionales gozan de este proteccionismo, empresas competidores de otros estados no podrán entrar en este mercado a las mismas condiciones y como fin, esta falta de competencia lleva a desventajas para los clientes. Está claro que la Comisión Europea esté en favor de los campeones europeos y anima la formación de ellos. Según Martin Hellwig, el ex-presidente y miembro de la Comisión de Monopolio alemana, "son las compañías y no las economías las que deben competir internacionalmente".
Sin embargo, los políticos se encuentran en una posición defensiva ya que las condiciones para crear campeones europeos van mejorando. Los consorcios grandes cuentan con ganancias, sus juntas directivas piden accionismo y el interés de la bolsa de comercio en fusiones crece.

Campeones europeos como por ejemplo la empresa petrólea Royal-Dutch/Shell (nederlandés/británico) o el proyecto europeo de Airbus para confrontarse al gigante estadounidense Boing cuentan con éxito y representan el sentido y la finalidad de la Unión Europea.

fuentes: www.faz.net, www.elpaís.es, www.n24.com, www.tagesthemen.de, www.ftd.de